About the project

Lo confieso: soy adicta a las infusiones! en invierno cuando hace frío siempre tengo preparada alguna para tomar calentita….

Pero en verano también me encanta tomarlas bien fresquitas para hidratarme a cualquier hora.

La que hoy te propongo es la que he estado tomando este invierno y que pasa a ser mi preferida para cuando noto que algún virus nos está rondando. Tiene un punto picante, por lo que es ideal para ayudar al cuerpo a entrar en calor.

Si la preparas para los niños, puedes añadir menos cantidad de jengibre y/o pimienta, o incluso algún edulcorante (poquito) para compensar.

 

Cantidad: 1 litro

Dificultad: fácil

 

Ingredientes

 

  • 1 L de agua

 

  • 2 cm de jengibre

 

  • 1 trocito de cúrcuma fresca (o 1/2 cucharadita en polvo)

 

  • 1 rama de canela (de unos 5 cm)

 

  • 4-5 flores de anís estrellado

 

  • unos granos de pimienta negra

 

  • zumo de 1/2 limón

 

 

Preparación

 

  • Pon el agua a hervir en un cazo

 

  • Añade la cúrcuma y el jengibre cortado a rodajas

 

  • Añade también la canela, el anís estrellado y los granos de pimienta

 

  • Deja infusionar unos 15-20 minutos, a fuego lento

 

  • Una vez pasado el tiempo, cuela y sirve en tazas. Añade unas gotas de limón exprimido justo antes de tomar

 

¿Es fácil verdad? Estoy segura que cuando la pruebes y te acostumbres a su sabor picante no vas a poder pasar sin ella…

¿Te gustan tanto como a mi las infusiones?