MASCARILLA DE ARCILLA VERDE: MI GRAN ALIADA

Mmmmmmmmm! me encanta el olor a otoño, las mañanas fresquitas, la sensación de frío en la cara, las tardes en casa cocinando algo rico o relajándome con una buena infusión y mi mascarilla casera para reparar y limpiar mi piel…

Durante el verano, me cuesta más encontrar algún momento para dedicarlo al cuidado “extra de la piel”. Es verdad que los días son largos, pero también que pasamos más horas en la calle y aprovechamos al máximo la luz del sol.

Pero ahora, con los niños ya en el colegio y las rutinas y los horarios al día, puedo y me apetece tener este ratito para mi.

Hace años que soy fiel a la arcilla verde. Es sin duda mi preferida. Será por mi tipo de piel, o porque con ella como base, puedo hacer mil variaciones y siempre quedan bien. La cuestión es que no puede faltar en casa un bote de esta maravilla.

Existen otras varias arcillas (roja, blanca…) y aunque son muy parecidas todas ellas, tienen una composición diferente y por ello propiedades distintas; cada una está recomendada para diferentes afecciones.

 

Las arcillas

La arcilla proviene de la descomposición de la erosión de rocas madre cristalizadas, como lo es, por ejemplo, el granito. Desde el punto de vista químico las diferentes arcillas están compuestas por silicato de alúmina hidratado,  acompañado de  variados óxidos minerales de los cuales cabe destacar el hierro, el silicio, el aluminio o el magnesio.

La arcilla es utilizada desde hace milenios para tratar diferentes afecciones de la piel, problemas inflamatorios, diferentes heridas, etc.

Los médicos egipcios ya la utilizaban contra inflamaciones y aplicaban los fangos calientes del Nilo para tratar deformaciones reumáticas. Por sus propiedades antisépticas los embalsamadores la utilizaban también para la momificación de los cuerpos.

 

Propiedades de la arcilla verde sobre la piel

  • Depurativa y purificante. Es capaz de eliminar las células muertas de la capa superior de la piel. Reduce los puntos negros

 

  • Limpiadora. Se deshace de las impurezas acumuladas en el rostro a lo largo del dia

 

  • Regeneradora. Al limpiar la piel, las células vivas se regeneren, dando paso a una piel sana y joven

 

  • Suavizante y exfoliante. Elimina rugosidades y deja la piel suave y fresca

 

  • Reguladora. De los niveles de grasa, aportando una sensación de bienestar y frescor

 

 

Otras dolencias en las que se utiliza la arcilla verde

  • Artritis: en forma de cataplasma fría aplicada en las articulaciones doloridas repitiendo el tratamiento varias veces al día

 

  • Cistitis: aplicada en forma de cataplasmas calientes sobre la vesícula. En estos casos si además se añade un poco de jengibre molido a la cataplasma se aumenta su eficacia

 

  • Dolores de cabeza: aplicados en cataplasma fría a nivel local suponen un gran alivio. Si tratamos una neuralgia facial la cataplasma funciona mejor si es caliente

 

  • Heridas y cortes: una vez limpia y desinfectada la zona se aplica una capa de arcilla dejando que se seque bien y luego se aclara con chorros de agua fría procurando que no quede nada de arcilla en el interior de la herida

 

  • Varices: Se aplica una capa gruesa de arcilla dejando que seque bien y se retira preferiblemente con agua fría para favorecer la circulación sanguínea

 

  • Lumbago: se recomienda el uso de cataplasma caliente o tibia en la zona dolorida varias veces al día hasta notar mejoría

 

  • Fatiga: debido a los oligoelementos presentes en la arcilla, un baño de arcilla resulta muy adecuado para tratar la fatiga ya que tiene una acción re-equilibrante y de estimulación del organismo en casos de fatiga crónica, astenia o convalecencia

 

  • Radiación: Parece que la arcilla tiene también la capacidad de absorber el exceso de radiación iónica sobre el organismo que ha estado expuesto a la misma. En los casos de tratamiento con radioterapia, la aplicación de la arcilla permite soportar mejor el tratamiento debido a sus propiedades desintoxicantes

 

 

Cómo la utilizo yo

Antes de empezar con el “ritual de la mascarilla”, te aconsejo que busques un espacio de tiempo para ti. Es decir, asegurate que durante ½ horita (o un poquito más si quieres-puedes)  no tendrás que atender a un  “mama ven”, o correr hacia la cocina para apagar el fuego. Ponte una música que te encante, coje tu libro preferido o unas revistas de esas que siempre quieres leer pero nunca tienes tiempo y vamos a ello:

 

Prepara la mascarilla

  • en un cuenco preferiblemente de cristal o cerámica (ya sabes que no soy nada amiga de los plásticos) agrega 2 cucharadas de arcilla verde en polvo

 

  • ves añadiendo agua poquito a poco hasta conseguir una textura suficientemente pastosa para poder ser aplicada con facilidad

 

  • mi truco: reemplaza en agua común por agua de mar y añade unas gotas de tu aceite preferido (argán, yoyoba, rosa mosqueta) según tu tipo de piel

 

  • reserva

 

Prepara tu piel

  • desmaquilla y limpia tu piel en profundidad. Este paso es importante para preparar la piel antes de cualquier tratamiento y para asegurarte que la arcilla va a hacer toda su función

 

  • si quieres, puedes hacer un baño de vapor y así abrir los poros en profundidad. Aunque este paso no es imprescindible, te aconsejo hacerlo: pon agua a hervir, y cuando ésta empiece a hacer burbujas, apaga el fuego, acerca lo suficiente tu cara para notar el vapor sin quemarte y cubre tu cabeza con una toalla. Permanece así por unos 10-15 minutos.

 

Ahora sí

  • aplícate la mascarilla por todo el rostro

 

  • relájate! Como tu decidas, pero no hagas nada que no sea estar por ti

 

  • pasados unos 15-20 minutos, retira con abundante agua templada. Puedes terminar con un poquito de agua más fría para así cerrar el poro

 

  • aplica tu tónico y crema hidratante como de costumbre…y lista!

 

La verdad es que lo que más me gusta de todo el ritual es sentir que estoy dedicando un tiempo (aunque sea poquito) a cuidarme y mimarme.

La arcilla tiene muchísimas propiedades, si. Pero encontrar este espacio para cuidar cuerpo y alma es un regalo que te haces a ti misma. Y recuerda, que si tu estás bien, tu entorno también se beneficiará de ello….

Conocías la arcilla verde? La has utilizado antes? Cómo sueles aplicarla?

Share

Post a comment