EL BOOM DE LOS ZUMOS VERDES ¿SON REALMENTE NECESARIOS PARA LLEVAR UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE?

Cuánto tiempo ha pasado desde que me preparé aquel primer zumo verde, restando a la expectativa de si ese brebaje tendría un buen sabor o no.

No recuerdo muy bien la sensación que me causó. Lo que si se, es que su color verde me cautivó y a partir de entonces empecé a indagar más y más sobre sus beneficios, a leer libros de sus pioneros, a buscar cursos online y offline y a inventar preparaciones en casa que pudieran gustar también a los niños.

Por aquel  entonces, todavía éramos muy pocos (o por lo menos esa era mi sensación) quienes los conocíamos. La gente me miraba con cara extraña cuando les contaba que mis zumos habían dejado de ser de solo fruta y que las verduras habían ganado protagonismo…. ¡y que ahora eran de color verde!  No se encontraban en  tiendas  y mucho menos en supermercados. Todo te lo tenías que hacer tú en casa. Aún recuerdo mi primera col kale (verdura popular que acostumbra a introducirse en los zumos y batidos por sus maravillosas propiedades) procedente de la otra punta de España porque aquí era casi imposible de encontrar.

Y ahora…. los zumos han invadido bares, restaurantes, grandes superficies. Es raro encontrar a alguien que no los haya probado o, por lo menos, no conozca de su existencia. El movimiento healthy está a la orden del día. Cuidarse es la prioridad de muchos y los zumos pasan a ser un imprescindible. No podemos cuidarnos sin tomar cada mañana un zumo repleto de clorofila…o eso parece.

Pero… ¿Realmente es así? ¿Necesitamos incorporarlos a nuestro día a día si queremos cuidarnos? Y si no lo hacemos ¿Puede que nuestra alimentación no sea tan saludable como pensamos?

Vayamos por pasos

 

¿Qué son los zumos verdes?

Los zumos verdes son zumos (separamos la parte líquida de la fibra) elaborados principalmente por verduras y hortalizas, como su nombre indica, mayoritariamente de hoja verde.

Acostumbran a tener poca fruta, normalmente una pieza por zumo, para aportarle un toque dulzor y hacer más agradable su sabor.

El color verde procede, como bien he comentado, de verduras y hortalizas frescas y crudas (lechuga, canónigos, espinacas, rúcula, brócoli, apio, acelgas…)

 

Beneficios de los zumos verdes

Que es bueno comer fruta y verdura es una verdad indiscutible a estas alturas. Las propiedades que éstas nos ofrecen es un valioso tesoro que deberíamos tener más en cuenta si queremos aportar a nuestro cuerpo todo lo que realmente necesita y mantenerlo sano por muuuuuucho tiempo. La base de nuestra alimentación debería de ser precisamente ésta, verduras y hortalizas…el gran regalo de la naturaleza. Y sin embargo dista mucho de la realidad de muchas familias.

Incorporar zumos (verdes) a nuestra alimentación es una manera fácil de aumentar su consumo.

 

A los zumos verdes se le atribuyen diferentes propiedades:

  • Es una excelente manera de hidratar nuestro cuerpo, especialmente por la mañana cuando despertamos del ayuno nocturno.

 

  • La cantidad de vitaminas y minerales pasan directamente al torrente sanguíneo, con lo que el organismo no invierte casi energía en su digestión y con muy poco esfuerzo nos podemos beneficiar de este cóctel de salud.

 

  • Gran fuente de antioxidantes, los cuales juegan un papel anti-envejecimiento importante. Protegen nuestras células de los daños oxidativos.

 

  • Pueden ayudar a regular el tránsito intestinal. Y aunque les hemos extraído la fibra, el aporte hídrico resulta interesante y a tener en cuenta para ir al baño regularmente.

 

  • Nos aportan energía de la buena. Despertarse con un zumo verde nos hace sentir bien, que nos cuidamos y que nos queremos. Además, empezar el día con esta sensación va a hacer más fácil que durante el resto de jornada queramos seguir cuidándonos.

 

Y sabiendo esto y teniendo en cuenta los beneficios de las verduras y hortalizas en general, vayamos a la pregunta ¿Son realmente NECESARIOS para llevar un estilo de vida saludable?

Después de varios años pasando consulta, de indagar y probar en mis propias carnes, de ver resultados en mis pacientes y de MI VISIÓN COMO DIETISTA-NUTRICIONISTA  más allá de las miles de teorías alimentarias, mi respuesta es clara: los zumos verdes nos pueden ayudar a llevar un estilo de vida saludable, a ser más conscientes de nuestra alimentación, a beneficiarnos de todas sus propiedades. Pueden ser el complemento perfecto para el día a día. No son imprescindibles, pero si pueden ir de la mano y sumar más.

Con que nos quedamos entonces ¿Sí o no?

Me quedo con las dos. Sí, pero con cuidado.

 

Os explico mi razonamiento y el porqué

Los zumos verdes, nos guste o no, son una invención de los últimos años. Hay países donde se consumen desde ya hace tiempo, pero no dejan de ser un descubrimiento reciente en nuestra cultura.

Como os he comentado, mi visión como dietista y coach (no me gusta mucho esta palabra, pero la utilizo porque así queda más claro que mi función es acompañar a las personas en su cambio de hábitos) va más allá de las modas, de las etiquetas, de las teorías alimentarias, de lo que es “guay y mola”. Cada vez más apuesto por el concepto COMIDA REAL. Durante más de 10 años he estado al frente de un Centro de Trastornos Alimentarios y os aseguro que he visto y vivido cosas que nunca hubiese imaginado. Esto, juntamente con el hecho de ser madre, me ha ayudado a ver que en ningún caso, llevar una dieta al extremo es bueno y obsesionarse con algo (en este caso los zumos verdes) no nos aporta ningún beneficio. Todo lo bueno que nos puede aportar un zumo, se le resta a la obsesión por tomarlo a diario y pensar que si no lo tomamos ya estamos haciendo las cosas mal.

Una buena salud pasa también por tener salud mental. En el momento en que somos dependientes de algo, a veces inconscientemente, puede aparecer la frustración, el castigo, la culpa.

Debemos aprender a relajarnos, ser flexibles, no auto-exigirnos. A disfrutar de las pequeñas cosas. Debemos cuidar nuestra alimentación ¡está claro! Pero no ser esclavos de ella.

Y si me preguntáis si yo tomo zumos regularmente…la respuesta es ¡Sí! Porque me encantan, porque me divierto preparándolos, porque siento que me estoy cuidando, porque me respeto y me mimo, pero sobretodo porque ¡YO ELIJO! No es una moda, es una decisión consciente después de muchos años. Y si durante unos días me voy de vacaciones y no puedo tomarlos, me siento igual de bien porque seguramente estaré nutriendo otras áreas de mi vida y no solo cubriendo la alimentaria.

 

Y los niños, ¿también pueden tomarlos?

¡Pues claro! Dar zumos verdes a los niños significa que nos preocupamos por su salud. No hay que forzar ningún proceso, todo ocurre de forma natural en su debido momento.

Lo interesante para mi es poder enseñar a los más pequeños que debemos cuidarnos para estar sanos el día de mañana. Educarles nutricionalmente para que, cuando sean mayores, puedan escoger lo que más les convenga. No se trata de obligar, se trata de dar ejemplo. Solo así, desde el respeto y el amor, podrán aceptar todos los nuevos cambios que puedan venir.

Que acompañen a los papis y mamis a hacer la compra, que ayuden a la hora de escoger las frutas  y verduras, que entren en la cocina, que pelen, rallen, troceen. Hacerlos partícipes es una de las mejores maneras de educar nutricionalmente.

Hoy en día, las llamadas a consumir bebidas azucaradas es un hecho que no debemos pasar por alto. A mi, personalmente, no me gusta prohibir nada. Prefiero invertir el tiempo que sea necesario para enseñarles y educarles, pero sobretodo dando ejemplo. Si conseguimos introducir los zumos naturales hechos en casa, estaremos desplazando a los refrescos, colas y demás bebidas tan poco interesantes nutricionalmente hablando.

 

¿Hace falta comprar un extractor de zumos específico?

Cuando me inicié en el mundo de los zumos, lo hice con un extractor del año de la catapum. Hasta hace dos años que no he invertido en las famosa “cold press”.

Te aconsejo que antes de invertir y gastarte el dinero, compruebes si eres constante, si te gustan, si le sacarías partido a la máquina. Una vez los zumos verdes ya formen parte de tus hábitos y de tu vida, puedes plantearte comprar un extractor de zumos de extracción en frío.

 

Resumiendo y para que no haya confusión

Estoy a favor de los zumos verdes (me declaro consumidora habitual) siempre y cuando seamos nosotros los que decidamos cuando tomarlos, escuchando a nuestro cuerpo y siendo flexibles siempre. Desde el amor y el respeto.

¿Brindamos con un zumo verde?

 

Share

Post a comment