EJERCICIO FÍSICO….SÍ, POR FAVOR!

Muévete!! Camina, corre, salta, baila, pedalea, nada,  levanta las piernas, los brazos, estírate, haz yoga…en definitiva, mueve tu esqueleto! El cuerpo está hecho para esto, para moverse. Vamos a darle pues lo que necesita.

Seguramente alguna vez habrás dicho la frase «mañana empiezo a ira al gimnasio» pero… cuánto cuesta llevar una rutina diaria de ejercicio, verdad?  Bien porque nos da pereza, porque tenemos poco tiempo o porque no hemos encontrado el tipo de ejercicio más adecuado, pero lo cierto es que a medida que pasan los años y vamos descuidando el hacer algo de deporte, cada vez cuesta más volver a coger el hábito e incluirlo dentro de nuestra rutina diaria. Por desgracia, el sedentarismo está a la orden del día, y a la larga puede darnos más de un quebradero de cabeza.

Yo misma, lo confieso, nunca he sido una gran deportista. Hasta hace unos años sólo practicaba de forma ocasional algo de deporte….salía a correr un dia y luego estaba semanas sin salir. O cogía la bici un domingo y hasta el mes siguiente nada de nada. Por suerte, esto ahora ha cambiado y la mejora que he experimentado ha sido espectacular.

Le damos mucha importancia a la alimentación, al comer saludable, a cuidarnos por dentro….pero nos olvidamos que nuestro cuerpo físico también necesita de unos cuidados externos para estar sanos, vitales y para poder desarrollar sus funciones correctamente.

El practicar algún tipo de ejercicio de forma regular, nos aporta un sinfín de beneficios

Físicos

  • Ayuda a tener unos huesos fuertes: El hueso es un tejido vivo. Constantemente elimina las células viejas, gastadas creando células nuevas. Hacer ejercicio con regularidad, sobretodo de carga, estimula el crecimiento de nuevo hueso y puede retrasar, prevenir e incluso revertir la pérdida ósea. También, el estímulo sobre el hueso lo hace más resistente, al estar más preparado a sufrir y defenderse de estímulos intensos

 

  • Mantiene el tono muscular: el ejercicio ayuda a tener músculos fuertes y flexibles, reduciendo la aparición de dolores, molestias y lesiones

 

  • Fortalece el corazón: al hacer ejercicio el músculo del corazón se refuerza y se hace más grande, se incrementa la fibra cardíaca del miocardio, una de las capas que recubren el corazón.  Así puede bombear más sangre en el cuerpo de forma más eficiente

 

  • Activa la circulación: por la misma razón que he comentado anteriormente, el corazón bombea más sangre y nuestra circulación se activa

 

  • Sistema respiratorio: practicar ejercicio aumenta la oxigenación, así como la capacidad pulmonar

 

  • previene enfermedades cardiovasculares: ayuda a controlar el colesterol y el nivel de glucosa en sangre, reduce el riesgo de infarto y de coágulos cerebrales, y ayuda a bajar la presión alta

 

  • mantiene y ayuda a mantener tu peso ideal: también contribuye a desacernos de la grasa almacenada, de desechos y toxinas que nuestro cuerpo no necesita

 

  • ayuda a descansar y dormir mejor: el ejercicio diario, asociado a hábitos saludables y a una correcta alimentación, ayuda a que el cuerpo y la mente consigan una mejor relajación, lo cual garantiza un descanso reparador

 

 

Psicológicos

  • Te hace mas feliz: Cuando realizamos ejercicio físico liberamos endorfinas que nos permiten sentirnos eufóricos y llenos de felicidad. Es por esto por lo que el ejercicio físico es muy recomendado para aquellas personas que sufren depresión. Igualmente, si tienes problemas con el estrés o la ansiedad, el ejercicio puede ayudarte a liberar la tensión que agota tanto tu cuerpo como tu mente. De esta manera, podrás relajarte, dormir mejor y ser mucho más productivo en tu vida diaria.

 

  • Mejora la autoestima: Hacer ejercicio te permitirá verte mejor y comer mucho más sano. Esto será una inyección de autoestima que hará que te valores mucho más. Si tienes problemas para aceptarte a ti mismo, ¡haz ejercicio! Te ayudará a verte mejor y a sentirte mejor. Además, esto hará que proyectes la mejor versión de ti hacia los demás.

 

  • Mejora tus relaciones sociales: Tener una mejor percepción de ti mismo, sentirte feliz y a gusto, valorarte, favorecerá que tus relaciones sociales mejoren. Como tendrás una mayor autoconfianza esto hará que llegues a los demás de una forma más profunda y fácil. Además, te animarás a ti mismo a participar en actividades dirigidas, realizar deportes en grupo o entablar una conversación con alguien desconocido tan solo porque te sientes bien y sociable. Esto te hará sentir muy bien y muy positivo.

 

  • Previene el deterioro cognitivo: Si te preocupan las enfermedades degenerativas como el alzhéimer, debes saber que el ejercicio físico te puede ayudar a prevenirlas. Es por eso por lo que, entre las edades comprendidas entre los 25 y los 45 años, debes aprovechar para practicar ejercicio de forma regular. En un futuro, lo agradecerás.

 

  • Mejora tu memoria: El ejercicio incrementa la producción de células del hipocampo que son responsables de la memoria y el aprendizaje. Gracias a esto, tu memoria mejora permitiéndote aprender o recordar cosas de una forma mucho más efectiva.

 

  • Serás mucho más productivo: Podemos creer que hacer ejercicio físico puede hacer que estemos mucho más cansados y que, como consecuencia, rindamos peor en nuestro trabajo o en las actividades que tengamos que realizar. Pero, nada más lejos de la realidad: hacer ejercicio te permitirá tener mucha más energía porque, aunque no lo creas, este te permitirá mantenerte activo durante todo el día. De esta manera, evitarás los momentos de bajón y la falta de atención en el trabajo.

 

 

Entonces ¿qué ejercicio elijo?

Esto solo depende de ti! Tu conoces tu cuerpo, tus gustos, lo que te motiva y lo que no. Busca hacer algo que te encante: te gusta bailar? Prueba quizás con el zumba o  alguna clase con música. Que te gusta el contacto con la naturaleza? Salir a correr o en bici es para ti entonces.

Recuerda que elijas lo que elijas, debe ser algo con lo que disfrutes y te lo pases bien. Si no és así, seguramente acabarás abandonando y puede que aparezca el sentimiento de fracaso.

Tampoco quieras pasar de 0 a 10. Márcate un horario en tu calendario. Empieza por 2 dias a la semana, no más, para ir estableciendo la rutina. Sé sincera contigo misma. Seguramente, cuando lleves un tiempo practicando deporte, tu misma buscarás el tiempo para poder hacer algún dia más. El secreto está en ser constante.

 

Haces ejercicio regularmente? Vamos a movernos!

Share

Post a comment